El Caso Chernobyl Chevron en el Amazonas se Mueve a Canad谩

por  traducido por Ana Bar贸n translated by Ana Bar贸nseptiembre 20, 2017
 

 An English version of this article is available here

Despu茅s de perpetrar lo que ser铆a probablemente la peor cat谩strofe relacionada con el petr贸leo en la Tierra, una zona de muerte de 20 mil hect谩reas en Ecuador, conocida como la "Chernobyl amaz贸nica", Chevron Corporation ha gastado dos d茅cadas y mil millones de d贸lares tratando de evitar responsabilidades. En 2011, los campesinos ind铆genas y campesinos ganaron un juicio compensatorio de $ 9.500 millones en Ecuador. Chevron, a pesar de aceptar la jurisdicci贸n en Ecuador para evitar un juicio de jurado estadounidense, se neg贸 a pagar. La empresa vendi贸 sus activos en Ecuador para evitar la incautaci贸n, dej贸 el pa铆s y amenaz贸 a las v铆ctimas con una "vida de litigio" si persiguen una compensaci贸n. Los 30.000 demandantes, sin embargo, no han renunciado. El caso ahora se traslada a Canad谩, donde Chevron tiene activos, y donde las v铆ctimas esperan, por fin, ganar justicia.

Esta historia tr谩gica revela irresponsabilidad corporativa, intimidaci贸n y arrogancia casi impensable, no s贸lo por los ejecutivos de Chevron, sino por sus 60 bufetes de abogados, 2.000 abogados y paralegales, seis compa帽铆as de relaciones p煤blicas, escuadrones de investigadores privados, matones y testigos sobornados y al menos un juez estadounidense gravemente comprometido. Chevron probablemente ha gastado m谩s dinero tratando de salir fuera de este caso que cualquier otra corporaci贸n en la historia del mundo.

Si a veces nos preguntamos por qu茅 un progreso ecol贸gico significativo parece tan monumentalmente dif铆cil, este caso de cuajado de sangre nos dar谩 algunas pistas.

CR脥MENES EN EL REMIENDO DE ACEITE

En 1964, Texaco (ahora Chevron) descubri贸 el petr贸leo en la selva amaz贸nica ecuatoriana, donde los ind铆genas Cof谩n, Siona, Secoya, Quichua y Huaorani viv铆an estilos de vida tradicionales alejados de la civilizaci贸n industrial. Durante los siguientes 28 a帽os, los productores de petr贸leo perpetraron algunos de los cr铆menes ecol贸gicos m谩s horrendos de la historia.

Petr贸leo crudo en un pozo abierto de desechos t贸xicos abandonado por Chevron en la selva amaz贸nica ecuatoriana cerca de Lago Agrio. Foto de Caroline Bennett / Rainforest Action Network (CC BY-NC 2.0)

Texaco / Chevron descarg贸 unos 16 mil millones de galones de aguas residuales cargadas con carcin贸genos en r铆os y arroyos. La compa帽铆a dej贸 detr谩s cientos de pozos de residuos t贸xicos en el lodo de petr贸leo t贸xico, lo cual viola los est谩ndares b谩sicos de la industria. Los habitantes ind铆genas se quedaron atr谩s con tierra envenenada, provisi贸n de alimentos y agua potable. El sedimento fluvial de la regi贸n sigue contaminado con metales pesados y toxinas qu铆micas.

Las auditor铆as ambientales de Chevron (por Fugro-McClelland) confirman estos cr铆menes y demuestran que la compa帽铆a nunca realiz贸 un monitoreo b谩sico de sus oleoductos y nunca desarroll贸 un plan para limpiar sus derrames de petr贸leo rutinarios. Los registros revelan, por ejemplo, 38 rupturas de tuber铆as en un solo mes, septiembre de 1978, en un solo campo de petr贸leo.

En 1972, para ocultar los cr铆menes, un ejecutivo de Texaco / Chevron en Ecuador orden贸 que "s贸lo se reportaran acontecimientos [ambientales] importantes. . . . Se defini贸 un "evento importante" como uno que podr铆a "atraer la atenci贸n de la prensa y / o autoridades reguladoras". La pol铆tica establec铆a que "no se deben mantener informes ... y todos los informes anteriores son para ser removidos ... y destruidos ". La evidencia mostr贸 que Chevron nunca aprob贸 un presupuesto para la limpieza ambiental en Ecuador.

Cada una de las 54 inspecciones judiciales del sitio durante el juicio en Ecuador encontr贸 que Chevron dej贸 contaminaci贸n por petr贸leo en violaci贸n de las normas legales nacionales que son diez veces m谩s laxas que las t铆picas normas estadounidenses. Algunos pozos de Chevron mostraron contaminaci贸n 900 veces mayor que el est谩ndar ecuatoriano, y el pozo promedio conten铆a 20 veces la contaminaci贸n permisiva de Ecuador (200 veces la norma estadounidense).

El crudo contamina una piscina t贸xica abierta en la selva amaz贸nica ecuatoriana cerca de Lago Agrio. Fue abandonada por Texaco (ahora Chevron) despu茅s de que las operaciones de perforaci贸n petrol铆fera terminaran en 1990 y nunca se remedi贸. Foto de Caroline Bennett / Rainforest Action Network (CC BY-NC 2.0)

Los habitantes de la selva testificaron que los pozos de desechos de Chevron se desbordaron en arroyos, que el agua potable local se volvi贸 nociva, que los miembros de la familia se enfermaron y que algunos murieron por la exposici贸n a las toxinas. La contaminaci贸n conten铆a carcin贸genos y toxinas humanas, incluyendo benceno, tolueno, etilbenceno, xileno, hidrocarburos arom谩ticos polic铆clicos (HAP) y benz [a] antraceno. Las muestras revelaron niveles ilegales de bario, cadmio, cobre, mercurio, plomo y otros metales que da帽an los sistemas inmunol贸gico, nervioso y reproductivo y causan c谩ncer.

Los propios documentos de Chevron revelan que la compa帽铆a adopt贸 estas pr谩cticas para ahorrar dinero. Al llevar a cabo su operaci贸n en Ecuador de manera ilegal en EE. UU., Y en todo el mundo, Texaco ahorr贸 un estimado de US $ 3 / barril de petr贸leo, aproximadamente US $ 5.000 millones en 20 a帽os. Durante ese tiempo, la compa帽铆a obtuvo ganancias de alrededor de $ 25 mil millones.

EVITAR LA RESPONSABILIDAD

En 1993, los abogados de 30.000 habitantes locales presentaron una demanda solicitando a un tribunal federal de Nueva York que ordenara la limpieza y el pago de da帽os y perjuicios. En respuesta, Texaco / Chevron puso en escena una falsa "limpieza", probada por la evidencia judicial posterior como una farsa. Pruebas del auditor ambiental de Chevron, dos expertos Chevron nominados por la corte e investigadores externos demostraron que el 83 por ciento de los hoyos presuntamente "remediados" de Chevron conten铆an niveles ilegales de contaminaci贸n por petr贸leo.

Ines Su谩rez, de 33 a帽os, y su hija Angie Christina Castillo Su谩rez, de 2 a帽os, fuera de su casa cerca del Sacha 18 (pozo remediado, cerca del pozo # 30, y PetroEcuador ha operado desde entonces) en el sector 30 de Mayo de San Carlos. La familia bebi贸 agua contaminada durante a帽os y Angie sufre graves problemas de salud. Foto de Caroline Bennett / Rainforest Action Network

En 2001, Chevron compr贸 Texaco y logr贸 trasladar el caso a Ecuador, donde la compa帽铆a acept贸 la jurisdicci贸n y probablemente crey贸 que podr铆a influir en el tribunal con un despido pol铆tico del caso. Cuando el juicio comenz贸 finalmente en 2003, el m谩ximo ejecutivo de Chevron en Ecuador se reuni贸 con el Ministro de Justicia de Ecuador y le pidi贸 que desestimara el caso. Ese esfuerzo fall贸.

La evidencia estaba claramente en contra de Chevron: los pozos t贸xicos abiertos, los 16 mil millones de galones de residuos de perforaci贸n contaminados, los r铆os envenenados, los propios registros de la compa帽铆a y los informes de sus consultores ambientales.

Los testigos testificaron sobre una cultura de desd茅n hacia los habitantes ind铆genas y sobre c贸mo la empresa permaneci贸 indiferente y abiertamente hostil a las quejas de la poblaci贸n local. El tribunal escuch贸 c贸mo los trabajadores petroleros de Texaco cometieron actos de violencia sexual, ridiculizaron a los ind铆genas por sus costumbres y el vestido, y les dijeron a los habitantes que los derrames de petr贸leo estaban llenos de vitaminas, similar a la leche.

Los residentes todav铆a se ba帽an y lavan ropa en un r铆o que afirman estar contaminado por Texaco (ahora Chevron) cerca de San Carlos, Ecuador. Seg煤n informes, la comunidad de la selva amaz贸nica padece algunas de las tasas de c谩ncer m谩s altas de todo el Ecuador. Foto de Caroline Bennett / Rainforest Action Network (CC BY-NC 2.0)

El l铆der de Secoya Ricardo Piaguaje, testific贸 c贸mo Texaco "perfor贸 pozos y dispar贸 dinamita junto a las casas de nuestra gente" y c贸mo "derrames de petr贸leo y desechos de petr贸leo" contaminaron su hogar. El tribunal escuch贸 c贸mo la contaminaci贸n hab铆a reducido las poblaciones de peces y caza, de tal manera que las comunidades de caza de subsistencia no pudieron sobrevivir. Los que sufrieron sufrieron una catastr贸fica crisis de salud p煤blica, p茅rdida de fuentes de alimentos y pobreza.

EQUIPO DE RESCATE CORPORATIVO

En 2009, ante una p茅rdida de terreno por la evidencia, Chevron contrat贸 al famoso bufete de abogados de Nueva York, Gibson Dunn, el autodenominado "escuadr贸n de rescate" para clientes atormentados por el esc谩ndalo. La firma posee un historial hist贸rico de sanciones judiciales por trucos sucios y poco 茅ticos.

En 2007, la Corte Suprema de Montana evalu贸 una multa de $ 9.9 millones en contra de Gibson Dunn por "tratar de intimidar maliciosamente" a su adversario con "matones legales". Un juez federal de Nueva York sancion贸 a la firma por hacer declaraciones "enga帽osas", ocultar documentos y por otras "maniobras inaceptables".

En 2005, un tribunal federal de California sancion贸 a Gibson Dunn por manipular un testigo, se帽alando que la "cultura de la empresa promovi贸 la obstrucci贸n, la despreocupaci贸n y el desprecio flagrante de las 贸rdenes de este Tribunal". Un tribunal estatal de California orden贸 a los clientes de Gibson Dunn a compensar a un cineasta documental y un abogado de derechos humanos por las demandas ileg铆timas de SLAPP dise帽adas para silenciar las cr铆ticas.

En Ecuador, los abogados de Gibson Dunn amenazaron a los jueces con la c谩rcel si fallaban contra Chevron, pero su campa帽a de trucos sucios fall贸. Los jueces ecuatorianos reprimieron a los abogados de Chevron por sus t谩cticas y en 2011 emitieron el fallo de US $ 9.500 millones contra Chevron por dos d茅cadas de violaciones de derechos civiles y ecol贸gicos. Ocho magistrados de apelaci贸n, incluido el m谩s alto tribunal de Ecuador, confirmaron el veredicto. Chevron se neg贸 a pagar y luego vendi贸 o retir贸 sus activos de Ecuador para evitar el cobro por las v铆ctimas.

TRIBUNALES DE ESTADOS UNIDOS Y CANADIENSES

Mientras tanto, el "escuadr贸n de rescate" de Gibson Dunn present贸 cargos de "chantaje" en Estados Unidos contra los aldeanos ecuatorianos y sus abogados, alegando que usaron "fraude" para ganar la victoria en Ecuador, claramente una demanda de SLAPP dise帽ada para obstaculizar a los aldeanos los Estados Unidos.

La demanda de Chevron se bas贸 en gran medida en el testimonio de un ex juez ecuatoriano excarcelado, Alberto Guerra, quien admiti贸 abiertamente bajo juramento en un caso posterior que hab铆a aceptado sobornos como juez antes de ser removido del tribunal. Chevron ayud贸 a Guerra a huir a los Estados Unidos y le ha pagado aproximadamente $ 2 millones por su cooperaci贸n.

Despu茅s de haber ensayado extensamente su testimonio con un equipo legal de Gibson Dunn encabezado por el abogado Randy Mastro, Guerra afirm贸 en el tribunal federal de los Estados Unidos que los abogados de los demandantes escribieron el juicio de Ecuador y lo dieron al juez de primera instancia. Este truco apareci贸 similar a un caso de 2015, en el cual el Tribunal Supremo de Inglaterra sancion贸 a Gibson Dunn por fabricar pruebas para enmarcar al oponente pol铆tico de un cliente, el Presidente de Djibouti.

Randy Mastro en Gibson Dunn, 2016. Foto: Erika Barker/Wikimedia (CC BY-SA 4.0) (CC BY-SA 4.0)

En Estados Unidos, sin embargo, el esquema de Chevron funcion贸. El juez de distrito Lewis A. Kaplan, notorio juez pro-empresario, mostr贸 un prejuicio implacable contra las v铆ctimas y sus abogados, se neg贸 a formar un jurado, insisti贸 en gobernar por s铆 mismo, acept贸 el testimonio de Guerra, incluso despu茅s de que sus enga帽os han sido expuestos - y dictamin贸 a favor de la afirmaci贸n de Chevron.

Guerra admiti贸 m谩s adelante bajo juramento mentir repetidamente sobre haber sido ofrecido un soborno $ 300.000 por los abogados de las v铆ctimas ecuatorianas. Un an谩lisis forense de uno de los principales expertos en computaci贸n del mundo desacreditaron la historia de Guerra mostrando que el juez de Ecuador hab铆a escrito la sentencia, sin interferencias, en su computadora de oficina durante varios meses.

La decisi贸n del juez Kaplan casi con toda seguridad viol贸 la ley estadounidense y el principio de cortes铆a internacional de que los tribunales de un pa铆s respeten las sentencias de tribunales extranjeros. Un intento previo de Kaplan de bloquear el juicio de Ecuador fue anulado por violar este principio. El tribunal de apelaci贸n de los Estados Unidos que supervis贸 a Kaplan se neg贸 chocantemente a revisar su aceptaci贸n de las mentiras de Guerra y el Tribunal Supremo de Estados Unidos rechaz贸 la revisi贸n.

Chevron, sin embargo, no puede usar un tribunal estadounidense para bloquear la ejecuci贸n de una sentencia extranjera en Canad谩 o en cualquier otro pa铆s. Los abogados de las v铆ctimas ahora est谩n trasladando el caso a Canad谩 para la colecci贸n. La aplicaci贸n de las sentencias extranjeras contra los que se niegan a pagar se considera de rutina a nivel internacional, y Canad谩 tiene leyes nacionales que rigen esta pr谩ctica. El Tribunal Supremo de Canad谩 -a diferencia del tribunal estadounidense- ya ha respaldado principios jur铆dicos universales al rechazar un谩nimemente otro intento de Chevron de negar la jurisdicci贸n a los ecuatorianos. Un tribunal de Ontario pronto iniciar谩 un juicio para hacer cumplir la sentencia.

Chevron ya ha iniciado una campa帽a de intimidaci贸n contra pol铆ticos y jueces canadienses, burl谩ndose de los tribunales canadienses por aceptar el caso, y calific谩ndolo de "basura" y "p茅rdida de tiempo y dinero". Chevron afirma que los ecuatorianos no pueden cobrar en Canad谩 porque sus activos est谩n en manos de una subsidiaria de propiedad exclusiva de Chevron, un subterfugio que, de ser aceptado, ofrecer铆a a las corporaciones impunidad por cr铆menes ambientales en todo el mundo.

Chevron tiene unos 15.000 millones de d贸lares en activos canadienses y obtiene unos 3.000 millones de d贸lares en beneficios anuales de operaciones canadienses en el mar de Beaufort, Terranova y las arenas bituminosas de Alberta. La compa帽铆a, sin embargo, ha comenzado a descargar activos canadienses. En abril de 2017, Chevron vendi贸 una refiner铆a en la Columbia Brit谩nica, y ha vendido 213 estaciones de combustible canadienses. Los demandantes pueden considerar necesario pedir a los tribunales canadienses que congelen los activos de Chevron, antes de deshacerse de todos ellos para evitar el pago, como lo hicieron en Ecuador.

El Programa Internacional de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Toronto ha presentado un escrito de "amigo de la corte" que respalda los derechos de los aldeanos de perseguir los bienes de Chevron en Canad谩. Los abogados de los ind铆genas y campesinos de Ecuador han sido intimidados por 24 a帽os de ataques y trucos sucios por Chevron y sus agentes. Ellos se comprometen a soportar hasta que cobren la compensaci贸n para las v铆ctimas y el costo de restaurar la selva amaz贸nica.