El Caso Chernobyl Chevron en el Amazonas se Mueve a Canadá

por  traducido por Ana Barón translated by Ana Barónseptiembre 20, 2017
 

 An English version of this article is available here Después de perpetrar lo que sería probablemente la peor catástrofe relacionada con el petróleo en la Tierra, una zona de muerte de 20 mil hectáreas en Ecuador, conocida como la “Chernobyl amazónica”, Chevron Corporation ha gastado dos décadas y mil millones de dólares tratando de evitar responsabilidades. En 2011, los campesinos indígenas y campesinos ganaron un juicio compensatorio de $ 9.500 millones en Ecuador. Chevron, a pesar de aceptar la jurisdicción en Ecuador para evitar un juicio de jurado estadounidense, se negó a pagar. La empresa vendió sus activos en Ecuador para evitar la incautación, dejó el país y amenazó a las víctimas con una “vida de litigio” si persiguen una compensación. Los 30.000 demandantes, sin embargo, no han renunciado. El caso ahora se traslada a Canadá, donde Chevron tiene activos, y donde las víctimas esperan, por fin, ganar justicia.

Esta historia trágica revela irresponsabilidad corporativa, intimidación y arrogancia casi impensable, no sólo por los ejecutivos de Chevron, sino por sus 60 bufetes de abogados, 2.000 abogados y paralegales, seis compañías de relaciones públicas, escuadrones de investigadores privados, matones y testigos sobornados y al menos un juez estadounidense gravemente comprometido. Chevron probablemente ha gastado más dinero tratando de salir fuera de este caso que cualquier otra corporación en la historia del mundo.

Si a veces nos preguntamos por qué un progreso ecológico significativo parece tan monumentalmente difícil, este caso de cuajado de sangre nos dará algunas pistas.

CRÍMENES EN EL REMIENDO DE ACEITE

En 1964, Texaco (ahora Chevron) descubrió el petróleo en la selva amazónica ecuatoriana, donde los indígenas Cofán, Siona, Secoya, Quichua y Huaorani vivían estilos de vida tradicionales alejados de la civilización industrial. Durante los siguientes 28 años, los productores de petróleo perpetraron algunos de los crímenes ecológicos más horrendos de la historia.

Petróleo crudo en un pozo abierto de desechos tóxicos abandonado por Chevron en la selva amazónica ecuatoriana cerca de Lago Agrio. Foto de Caroline Bennett / Rainforest Action Network (CC BY-NC 2.0)

Texaco / Chevron descargó unos 16 mil millones de galones de aguas residuales cargadas con carcinógenos en ríos y arroyos. La compañía dejó detrás cientos de pozos de residuos tóxicos en el lodo de petróleo tóxico, lo cual viola los estándares básicos de la industria. Los habitantes indígenas se quedaron atrás con tierra envenenada, provisión de alimentos y agua potable. El sedimento fluvial de la región sigue contaminado con metales pesados y toxinas químicas.

Las auditorías ambientales de Chevron (por Fugro-McClelland) confirman estos crímenes y demuestran que la compañía nunca realizó un monitoreo básico de sus oleoductos y nunca desarrolló un plan para limpiar sus derrames de petróleo rutinarios. Los registros revelan, por ejemplo, 38 rupturas de tuberías en un solo mes, septiembre de 1978, en un solo campo de petróleo.

En 1972, para ocultar los crímenes, un ejecutivo de Texaco / Chevron en Ecuador ordenó que “sólo se reportaran acontecimientos [ambientales] importantes. . . . Se definió un “evento importante” como uno que podría “atraer la atención de la prensa y / o autoridades reguladoras”. La política establecía que “no se deben mantener informes … y todos los informes anteriores son para ser removidos … y destruidos “. La evidencia mostró que Chevron nunca aprobó un presupuesto para la limpieza ambiental en Ecuador.

Cada una de las 54 inspecciones judiciales del sitio durante el juicio en Ecuador encontró que Chevron dejó contaminación por petróleo en violación de las normas legales nacionales que son diez veces más laxas que las típicas normas estadounidenses. Algunos pozos de Chevron mostraron contaminación 900 veces mayor que el estándar ecuatoriano, y el pozo promedio contenía 20 veces la contaminación permisiva de Ecuador (200 veces la norma estadounidense).

El crudo contamina una piscina tóxica abierta en la selva amazónica ecuatoriana cerca de Lago Agrio. Fue abandonada por Texaco (ahora Chevron) después de que las operaciones de perforación petrolífera terminaran en 1990 y nunca se remedió. Foto de Caroline Bennett / Rainforest Action Network (CC BY-NC 2.0)

Los habitantes de la selva testificaron que los pozos de desechos de Chevron se desbordaron en arroyos, que el agua potable local se volvió nociva, que los miembros de la familia se enfermaron y que algunos murieron por la exposición a las toxinas. La contaminación contenía carcinógenos y toxinas humanas, incluyendo benceno, tolueno, etilbenceno, xileno, hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) y benz [a] antraceno. Las muestras revelaron niveles ilegales de bario, cadmio, cobre, mercurio, plomo y otros metales que dañan los sistemas inmunológico, nervioso y reproductivo y causan cáncer.

Los propios documentos de Chevron revelan que la compañía adoptó estas prácticas para ahorrar dinero. Al llevar a cabo su operación en Ecuador de manera ilegal en EE. UU., Y en todo el mundo, Texaco ahorró un estimado de US $ 3 / barril de petróleo, aproximadamente US $ 5.000 millones en 20 años. Durante ese tiempo, la compañía obtuvo ganancias de alrededor de $ 25 mil millones.

EVITAR LA RESPONSABILIDAD

En 1993, los abogados de 30.000 habitantes locales presentaron una demanda solicitando a un tribunal federal de Nueva York que ordenara la limpieza y el pago de daños y perjuicios. En respuesta, Texaco / Chevron puso en escena una falsa “limpieza”, probada por la evidencia judicial posterior como una farsa. Pruebas del auditor ambiental de Chevron, dos expertos Chevron nominados por la corte e investigadores externos demostraron que el 83 por ciento de los hoyos presuntamente “remediados” de Chevron contenían niveles ilegales de contaminación por petróleo.

Ines Suárez, de 33 años, y su hija Angie Christina Castillo Suárez, de 2 años, fuera de su casa cerca del Sacha 18 (pozo remediado, cerca del pozo # 30, y PetroEcuador ha operado desde entonces) en el sector 30 de Mayo de San Carlos. La familia bebió agua contaminada durante años y Angie sufre graves problemas de salud. Foto de Caroline Bennett / Rainforest Action Network

En 2001, Chevron compró Texaco y logró trasladar el caso a Ecuador, donde la compañía aceptó la jurisdicción y probablemente creyó que podría influir en el tribunal con un despido político del caso. Cuando el juicio comenzó finalmente en 2003, el máximo ejecutivo de Chevron en Ecuador se reunió con el Ministro de Justicia de Ecuador y le pidió que desestimara el caso. Ese esfuerzo falló.

La evidencia estaba claramente en contra de Chevron: los pozos tóxicos abiertos, los 16 mil millones de galones de residuos de perforación contaminados, los ríos envenenados, los propios registros de la compañía y los informes de sus consultores ambientales.

Los testigos testificaron sobre una cultura de desdén hacia los habitantes indígenas y sobre cómo la empresa permaneció indiferente y abiertamente hostil a las quejas de la población local. El tribunal escuchó cómo los trabajadores petroleros de Texaco cometieron actos de violencia sexual, ridiculizaron a los indígenas por sus costumbres y el vestido, y les dijeron a los habitantes que los derrames de petróleo estaban llenos de vitaminas, similar a la leche.

Los residentes todavía se bañan y lavan ropa en un río que afirman estar contaminado por Texaco (ahora Chevron) cerca de San Carlos, Ecuador. Según informes, la comunidad de la selva amazónica padece algunas de las tasas de cáncer más altas de todo el Ecuador. Foto de Caroline Bennett / Rainforest Action Network (CC BY-NC 2.0)

El líder de Secoya Ricardo Piaguaje, testificó cómo Texaco “perforó pozos y disparó dinamita junto a las casas de nuestra gente” y cómo “derrames de petróleo y desechos de petróleo” contaminaron su hogar. El tribunal escuchó cómo la contaminación había reducido las poblaciones de peces y caza, de tal manera que las comunidades de caza de subsistencia no pudieron sobrevivir. Los que sufrieron sufrieron una catastrófica crisis de salud pública, pérdida de fuentes de alimentos y pobreza.

EQUIPO DE RESCATE CORPORATIVO

En 2009, ante una pérdida de terreno por la evidencia, Chevron contrató al famoso bufete de abogados de Nueva York, Gibson Dunn, el autodenominado “escuadrón de rescate” para clientes atormentados por el escándalo. La firma posee un historial histórico de sanciones judiciales por trucos sucios y poco éticos.

En 2007, la Corte Suprema de Montana evaluó una multa de $ 9.9 millones en contra de Gibson Dunn por “tratar de intimidar maliciosamente” a su adversario con “matones legales”. Un juez federal de Nueva York sancionó a la firma por hacer declaraciones “engañosas”, ocultar documentos y por otras “maniobras inaceptables”.

En 2005, un tribunal federal de California sancionó a Gibson Dunn por manipular un testigo, señalando que la “cultura de la empresa promovió la obstrucción, la despreocupación y el desprecio flagrante de las órdenes de este Tribunal”. Un tribunal estatal de California ordenó a los clientes de Gibson Dunn a compensar a un cineasta documental y un abogado de derechos humanos por las demandas ilegítimas de SLAPP diseñadas para silenciar las críticas.

En Ecuador, los abogados de Gibson Dunn amenazaron a los jueces con la cárcel si fallaban contra Chevron, pero su campaña de trucos sucios falló. Los jueces ecuatorianos reprimieron a los abogados de Chevron por sus tácticas y en 2011 emitieron el fallo de US $ 9.500 millones contra Chevron por dos décadas de violaciones de derechos civiles y ecológicos. Ocho magistrados de apelación, incluido el más alto tribunal de Ecuador, confirmaron el veredicto. Chevron se negó a pagar y luego vendió o retiró sus activos de Ecuador para evitar el cobro por las víctimas.

TRIBUNALES DE ESTADOS UNIDOS Y CANADIENSES

Mientras tanto, el “escuadrón de rescate” de Gibson Dunn presentó cargos de “chantaje” en Estados Unidos contra los aldeanos ecuatorianos y sus abogados, alegando que usaron “fraude” para ganar la victoria en Ecuador, claramente una demanda de SLAPP diseñada para obstaculizar a los aldeanos los Estados Unidos.

La demanda de Chevron se basó en gran medida en el testimonio de un ex juez ecuatoriano excarcelado, Alberto Guerra, quien admitió abiertamente bajo juramento en un caso posterior que había aceptado sobornos como juez antes de ser removido del tribunal. Chevron ayudó a Guerra a huir a los Estados Unidos y le ha pagado aproximadamente $ 2 millones por su cooperación.

Después de haber ensayado extensamente su testimonio con un equipo legal de Gibson Dunn encabezado por el abogado Randy Mastro, Guerra afirmó en el tribunal federal de los Estados Unidos que los abogados de los demandantes escribieron el juicio de Ecuador y lo dieron al juez de primera instancia. Este truco apareció similar a un caso de 2015, en el cual el Tribunal Supremo de Inglaterra sancionó a Gibson Dunn por fabricar pruebas para enmarcar al oponente político de un cliente, el Presidente de Djibouti.

Randy Mastro en Gibson Dunn, 2016. Foto: Erika Barker/Wikimedia (CC BY-SA 4.0) (CC BY-SA 4.0)

En Estados Unidos, sin embargo, el esquema de Chevron funcionó. El juez de distrito Lewis A. Kaplan, notorio juez pro-empresario, mostró un prejuicio implacable contra las víctimas y sus abogados, se negó a formar un jurado, insistió en gobernar por sí mismo, aceptó el testimonio de Guerra, incluso después de que sus engaños han sido expuestos – y dictaminó a favor de la afirmación de Chevron.

Guerra admitió más adelante bajo juramento mentir repetidamente sobre haber sido ofrecido un soborno $ 300.000 por los abogados de las víctimas ecuatorianas. Un análisis forense de uno de los principales expertos en computación del mundo desacreditaron la historia de Guerra mostrando que el juez de Ecuador había escrito la sentencia, sin interferencias, en su computadora de oficina durante varios meses.

La decisión del juez Kaplan casi con toda seguridad violó la ley estadounidense y el principio de cortesía internacional de que los tribunales de un país respeten las sentencias de tribunales extranjeros. Un intento previo de Kaplan de bloquear el juicio de Ecuador fue anulado por violar este principio. El tribunal de apelación de los Estados Unidos que supervisó a Kaplan se negó chocantemente a revisar su aceptación de las mentiras de Guerra y el Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazó la revisión.

Chevron, sin embargo, no puede usar un tribunal estadounidense para bloquear la ejecución de una sentencia extranjera en Canadá o en cualquier otro país. Los abogados de las víctimas ahora están trasladando el caso a Canadá para la colección. La aplicación de las sentencias extranjeras contra los que se niegan a pagar se considera de rutina a nivel internacional, y Canadá tiene leyes nacionales que rigen esta práctica. El Tribunal Supremo de Canadá -a diferencia del tribunal estadounidense- ya ha respaldado principios jurídicos universales al rechazar unánimemente otro intento de Chevron de negar la jurisdicción a los ecuatorianos. Un tribunal de Ontario pronto iniciará un juicio para hacer cumplir la sentencia.

Chevron ya ha iniciado una campaña de intimidación contra políticos y jueces canadienses, burlándose de los tribunales canadienses por aceptar el caso, y calificándolo de “basura” y “pérdida de tiempo y dinero”. Chevron afirma que los ecuatorianos no pueden cobrar en Canadá porque sus activos están en manos de una subsidiaria de propiedad exclusiva de Chevron, un subterfugio que, de ser aceptado, ofrecería a las corporaciones impunidad por crímenes ambientales en todo el mundo.

Chevron tiene unos 15.000 millones de dólares en activos canadienses y obtiene unos 3.000 millones de dólares en beneficios anuales de operaciones canadienses en el mar de Beaufort, Terranova y las arenas bituminosas de Alberta. La compañía, sin embargo, ha comenzado a descargar activos canadienses. En abril de 2017, Chevron vendió una refinería en la Columbia Británica, y ha vendido 213 estaciones de combustible canadienses. Los demandantes pueden considerar necesario pedir a los tribunales canadienses que congelen los activos de Chevron, antes de deshacerse de todos ellos para evitar el pago, como lo hicieron en Ecuador.

El Programa Internacional de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Toronto ha presentado un escrito de “amigo de la corte” que respalda los derechos de los aldeanos de perseguir los bienes de Chevron en Canadá. Los abogados de los indígenas y campesinos de Ecuador han sido intimidados por 24 años de ataques y trucos sucios por Chevron y sus agentes. Ellos se comprometen a soportar hasta que cobren la compensación para las víctimas y el costo de restaurar la selva amazónica.