Miles de Personas Celebraron Con los Sioux en Standing Rock

Miles de Personas Celebraron Con los Sioux en Standing Rock

El jefe Arvol Looking Horse anunciando la decisión de la administración de Obama a los congregados. Foto: Nelson Denman.
Support our journalism. Become a Patron!
Avatar
 traducido por Victoria Maillo translated by Victoria Maillo
diciembre 12, 2016
 

Nota del editor: La autora del artículo se encontraba atrapada en el momento de escribir estas líneas en una tormenta de nieve en un refugio de emergencia a 70 millas de Standing Rock, donde pasó la noche junto con otros activistas que viajaban hacia y desde la reserva. “Lo que hemos experimentado allí va más allá de las palabras para poder expresarlo. Estoy asombrada por el ambiente pacífico, el espíritu de oración, el sentido de organización y el cuidado, y el compromiso absoluto de la gente para mantenerse firme en su posición si la DALP rehúsa a cumplir la ley,” escribió.

OCETI SAKOWIN CAMP, Standing Rock, Dakota del Norte – Miles de voces alrededor del Fuego Sagrado entonaron canticos a gritos “mni wiconi (el agua es vida)” el domingo por la tarde cuando el Jefe Arvol Looking Horse hizo un anuncio inesperado: Los ingenieros habían decidido negar la servidumbre de paso a través de las tierras ancestrales de los Sioux para el oleoducto de Dakota Access. La agencia ha decidido buscar una ruta alternativa para el gasoducto y realizar un estudio limitado de impacto ambiental.

El anuncio fue aclamado y tomado como una victoria para los Pueblos Indígenas, pero muy pronto la alegría chocó con una realidad dura. Energy Transfer Partners, la empresa que construye el ducto (el DAPL, Dakota Access Pipeline) ha respondido con su intención de avanzar sin cambiar el curso del oleoducto, y el presidente electo Donald Trump ha anunciado su apoyo al proyecto, en el que tiene una inversión importante. Más de 300 naciones indígenas de todas las Américas han acudido al campamento, así como miles de partidarios no nativos para mostrar su solidaridad en la lucha por proteger el Río Missouri y las tierras sagradas de los Sioux. Dicen los líderes del movimiento indígena que van a seguir puesto en los campamentos hasta que la empresa retira su maquinaria definitivamente.

Miles de veteranos militares de los Estados Unidos han estado llegando en masa durante los últimos dos días, incluyendo a la congresista estadounidense Tulsi Gabbard, a la que nos encontramos durante su orientación en Media Hill, el nombre del punto más alto del campamento donde queda la coordinación de prensa. Los periodistas también han estado llegando en masa – más de 150 pases de prensa fueron entregados el día anterior, como la coordinadora de medios de comunicación, cansado, explicó a la multitud que esperaba los pases de prensa el domingo por la mañana.

En Standing Rock los veteranos han erigido su base de operaciones con su espacio de tiendas en medio del campamento y el domingo temprano llevaron decenas de paneles solares, preparándose para instalarlos en el campamento, e instalarse así, muchos de ellos, a largo plazo. Habían circulado rumores sobre que el gobierno iba a evacuar el campamento el lunes, imponiendo un plazo previamente anunciado – ese que los auto-denominados “Protectores del Agua” habían estado resistiendo firmemente. En el momento del cierre de este, los organizadores estaban evaluando los próximos movimientos.

Photo: Nelson Denman

Campamento en Standing Rock. Foto: Nelson Denman

Cornell West, filósofo, intelectual y activista político, asistió a un servicio interreligioso en la mañana del domingo alrededor del Fuego Sagrado. “No dejes que nadie te diga que el pecado original de los Estados Unidos fue la esclavitud de los negros; ese fue el segundo “, dijo. “El primero fue el maltrato y el despojo de tierras, y el asesinato y los estragos ejercido contra nuestros hermanos y hermanas indígenas”.

Cornel West addresses the interfaith gathering at Oceti Sakowin Camp as Chief Arvol Looking Horse looks on. Photo: Nelson Denman

Cornell West se dirige a los asistentes al evento interreligioso en Oceti Sakowin Camp en presencia del Jefe Arvol Looking Horse. Foto: Nelson Denman

La multitud aguantó ensimismada alrededor del fuego, con la madera como simple telón de fondo, como una marea de tribus indígenas que representaban a más de 300 naciones mezclándose con veteranos, carpinteros, enfermeras, maestros, políticos, canosos ancianos y jóvenes.

La ceremonia de dos horas incluyó comentarios de algunos de los cientos de clérigos que llegaron para compartir las oraciones con los protectores de agua, desde la abuela Ojibwe Mary Lyons del Consejo Internacional de Trece Abuelas Indígenas a Dave Swallow Jr. de Pine Ridge, un joven abuelo del Movimiento Indio Americano.

Otra abuela que habló fue Faith Spotted Eagle, una anciana de la Tribu Yankton Sioux y consejera de casos de estrés traumático para veteranos.

“Es un giro extraño en la historia, que los que nos protegen son los militares de los Estados Unidos … como terapeutas de estrés traumático, venimos juntos como sanadores para curar las heridas creadas por un país de violencia”.

En el momento en que Looking Horse anunció la noticia, los organizadores estaban en el proceso de crear un círculo de oración que se extendía alrededor de todo el enorme campamento.

Chief Arvol Looking Horse announcing the U.S Army Corps  decision. Photo: Nelson Denman

El Jefe Arvol Looking Horse anunciando la decisión del gobierno para detener el oleoducto DAPL. Foto: Nelson Denman

“El círculo de oración más grande de Norteamérica se ha convertido en el mayor círculo de victoria”, dijo Looking Horse antes de que la multitud se hiciera estruendo entonando una canción de victoria de la tribu Lakota. Los tambores resonaban y entre el jubiloso gentío se agitaban los bastones con plumas en símbolo de alborozo.

El presidente de Sioux, David Archambault, tomó la palabra y las masas callaron. “Este es un momento en el que siempre recordaremos”, dijo. “Ahora es nuestra oportunidad para perdonar, pero no olvidar.

“Si nos damos cuenta de lo que ha sucedido, hemos tenido más de 10.000 personas que han creado una comunidad que se ha auto-regulado y auto-organizado. Yo no conseguí esto; ustedes lo hicieron, y al hacerlo hemos captado la atención del mundo”.

“Ahora tenemos que dar el siguiente paso y seguir viviendo en un buen camino. Tenemos que empezar a pensar en cómo consumimos las cosas, qué compramos, cómo alimentamos de energía nuestros hogares. Miren esta comunidad; tenemos energía solar, estamos enseñando al mundo cómo cuidarnos a nosotros mismos”.

“La Gran Nación Sioux estará mirando cómo nos estructuramos, no solamente el gobierno que nos fue impuesto. Es importante que entendamos lo que nació aquí y que nos alimentamos de ello para poder crear un futuro mejor para aquellos que aún no han nacido”.

Standing Rock reaviva el mundo. Foto: Nelson Denman