Comunidad Maya Celebra el 20 aniversario del Retorno a Guatemala desde Exilió en México

por septiembre 4, 2018
 

 An English version of this article is available here El 27 de julio, la comunidad Maya Mam de Nuevo Amanecer celebró su vigésimo aniversario de la fundación del pueblo, y veinte años de auto-gobernanza democrática exitosos.  Con la celebración, Nuevo Amanecer celebró sus triunfos como sobrevivientes de genocidio y el intento de eliminarlos, construyendo una manera de vivir sostenible sin apoyo del gobierno, y preservando la memoria histórica del pueblo involucrando a los jóvenes directamente en el proceso de preservación. El pueblo representa la esperanza de nuevos comienzos y resistencia del pueblo Indígena que deben superar incluso los desafíos más angustiosos.

El pueblo fue fundado en 1998 por un grupo de cincuenta y dos familias de diferentes partes de Guatemala incluyendo Quetzaltenango, Huehuetenango, y San Marcos que volvieron de su exilio en México. Los miembros de la comunidad huyeron de la violencia del genocidio y represión del gobierno en los 80’s durante el conflicto armado interno en Guatemala para vivir en el exilio en Chiapas, México.  Durante el conflicto armado interno – que empezó con el golpe en 1954 y se intensificó durante la Guerra de treinta y seis años – el gobierno Guatemalteco, apoyado por los Estados Unidos, cometió violaciones masivas de derechos humanos, incluyendo lo que las Naciones Unidas calificó como evidencia de genocidio, cuyo objetivo eran las comunidades Maya Indígenas.

Story continues below

Después de vivir casi quince años en el exilio, los miembros de la comunidad, con la ayuda de un sacerdote Católico, Padre Juan José Aldaz, organizaron el regreso a Guatemala luego de firmar un acuerdo de paz en Diciembre de 1996.  Cincuenta y dos familias finalmente llegaron a un pedazo de tierra que la comunidad adquirió en el sur oeste de Guatemala en Julio 27, 1998, fundando la comunidad Nuevo Amanecer, o “New Dawn.”

Los Jóvenes prepararon adornos para el aniversario. (foto por Emily Willard)

La celebración del aniversario conmemora el retorno a su adorada comunidad y veinte años de practicar una democracia autogobernada para transformar un pedazo de tierra en su nueva casa y conseguir un mejor futuro para sus hijos.  Desde la fundación del pueblo, la gente ha construído lo que ellos llaman “viviendas dignas” (casas de cemento), iglesia Católica, escuela, dispensario médico, y una calle de adoquines.

Sin el apoyo de los gobiernos federales y municipales, los miembros de la comunidad han instalado cableado eléctrico, plomería interna, agua corriente, y han hecho mejoras a su acceso al agua potable, todo gracias a relaciones que han cultivado con organismos  internacionales.

Conmemorando 20 Años

La celebración del aniversario comenzó en la noche del 27 Julio con una ceremonia maya – realizada por el Guía Espiritual Maya K’iche’ Don Edgar Pérez – recordando a los fallecidos del pueblo, celebrando veinte años de prosperidad de Nuevo Amanecer, y reconociendo a los que apoyan la comunidad.  Pérez dio permiso a la audiencia de tomar fotos y videos de la ceremonia para que más personas conozcan y se eduquen sobre las tradiciones Mayas.

Ronald Cifuentes, un miembro de la comunidad y uno de los líderes adultos de los jóvenes, explicó su motivación para organizar la ceremonia Maya: “Muchos de los jóvenes no han tenido la oportunidad de presenciar una ceremonia Maya, y así que esta será la primera vez. Es importante que ellos conozcan sus raíces Mayas y recuerden las tradiciones de donde vienen.”

Ceremonia Maya celebró por Guía Espiritual Maya K’iche’ Don Edgar Pérez (foto por Juan Jimenez)

Las fiestas del aniversario continuaron el día siguiente con la celebración de la eucaristía católica a las 9 de la mañana con el Padre Regino de León Taracena.  Durante la homilía, el Padre Regino habló de la parábola del trigo y las malas hierbas, y preguntó a la comunidad, ¿qué tipo de trigo queremos crecer? Él habló de “vivir nuestro propio éxodo en México, y alentó a que la gente no perdiera sus ideales y continuará trabajando junta.

Luego, el Padre Regino felicitó la comunidad por su compromiso de ser organizada como una democracia, y dijo, “cuando estás organizado, puedes hacer mucho más que cuando estás dividido; cuando estás dividido, no puedes avanzar.” Él recordó los retos del exilio en México, y el triunfo del retorno: “fuimos dispersados. Ahora estamos aquí, estamos luchando por la humanidad, por una vida mejor. Si no recuerdan el pasado, van a repetirlo. Queremos hacer algo mejor, y continuar mejorando.” El Padre Regino alentó a los padres de los jóvenes: “no dejes que la esperanza muera contigo. Queremos hacer algo nuevo y diferente “.

Después de la misa, los miembros de la comunidad y los visitantes compartieron una comida de pollo, arroz, y mole con tamales de chipilín cocido por las mujeres de la comunidad. Las mujeres se levantaron a las tres de la mañana para comenzar a preparar la masa para los tamales, y moler los ingredientes tostados para el mole. Las mujeres cocinaban la comida en ollas grandes, las mismas que ellas usaron para preparar las comidas comunitarias cuando  estaban recién llegados en 1998.

En la tarde, los hombres del caserío participaron en un torneo de fútbol jugando partidos contra equipos  de otras aldeas cercanas – el equipo de Nuevo Amanecer ganó el campeonato. Las mujeres participaron en un torneo de básquetbol, y Nuevo Amanecer perdió el partido contra otra aldea. Los equipos ganadores recibieron  un premio de Q500 (aproximadamente USD $70).

Noche Cultural

La celebración terminó con una noche cultural que fue organizada por los jóvenes de la comunidad. La noche cultural empezó con una oración por un líder espiritual de la comunidad, Don José Cardona quien contó sobre la violencia que la gente experimentó en Guatemala durante los ochentas, el éxodo y el exilio en México. Él compartió detalles de la violencia que él presenció, y explicó, “es por eso que fuimos a México,” señalando la culpabilidad del ex dictador Efraín Ríos Montt y el uso por parte del ejército de la estrategia de tierra arrasada que resultó en la quema de toda una aldea, matando a todos los seres vivos. Don Cardona explicó que fue en las Escuela de las Américas en los Estado Unidos donde el ejército de Guatemala “aprendió a matar a mucha gente.” Él contó, “es por el que salimos.” Él pidió que todos observaran un minuto de silencio para reconocer a los fallecidos del pueblo.

El acto central de la noche, en el que los líderes de los jóvenes Joél López y Lesly Choj sirvieron como maestros de ceremonia, presentó bailes tradicionales de Guatemala y de los Maya, organizados y representados por los jóvenes y los niños. Los bailes tradicionales incluyen el “Barrilete,” el “Son el ferrocarril de los altos” realizado por Yessy Carreto, y la “Danza Cuatro Puntos Cardinales” organizada por Lesly Choj. Los jóvenes explicaron el nombre y la historia de cada baile, y la región de Guatemala de donde vienen. Después de las presentaciones de los jóvenes, un grupo de marimba tocó música tradicional de Guatemala, y un DJ proveyó música para bailar.

“Danza de los Cuatro Puntos Cardinales” realizado por los jóvenes de Nuevo Amanecer (foto por Emily Willard)

Obdulia Rodríguez, Presidenta del Comité de Mujeres, y Juan Jiménez, Presidente del Comité de Jóvenes explicaron la importancia de conmemorar cada año el retorno de la comunidad a Guatemala desde México:

“Celebramos nuestro retorno de México a Guatemala por un año más de alegría, es como un recordatorio en la fecha en que nosotros llegamos y gracias a la organización y motivación del Padre Juan José Aldaz es que la comunidad está formada. El Padre Juan José que por su incansable trabajo nos acompañó en el exilio y también aquí en Guatemala. Elegimos el nombre de ¨Nuevo Amanecer¨ porque llegamos en una tarde sin conocer nada y despertamos la próxima mañana en el amanecer, donde todo era nuevo y diferente.”

Los mayores de la comunidad contaron de nuevo por qué la gente eligió el nombre “Nuevo Amanecer,” y cómo el nombre refleja las ideas en que la comunidad está basada:

“Estando después de un largo proceso en territorio ajeno, regresar a nuestra querida patria para empezar un nuevo proceso de vida y crear algo nuevo. Tuvimos el sueño de regresar a nuestro país, reunirnos con nuestras familias, expresar nuestros sentimientos, continuar los estudios y hacer valer nuestros derechos. Soñábamos con tener un pedazo de tierra propia y ahora tenemos nuestra comunidad Nuevo Amanecer y cada quien tiene pequeñas parcelas cafetaleras.”

Los mayores describieron por qué es importante recordar y conmemorar cada año el retorno a Guatemala:

“Es por eso que cada año celebramos nuestra fundación para compartir las historias con nuestros jóvenes y niños y así preservarlas y que ellos valoren el territorio que tenemos y que también ellos lo conserven como una herencia para todas las generaciones. Contamos la historia cada año para que los jóvenes y los niños valoren también la lucha que los padres hicieron con tanto sacrificio en diferentes aéreas, en el exilio en México, y aquí en nuestra comunidad.”

Retos Económicos y Progreso

Mientras Nuevo Amanecer se reúne todos los años para celebrar sus éxitos, muchos miembros también reconocen los retos que enfrenta la comunidad – en particular los retos económicos. Mucha gente tiene dificultades de tener un sueldo fijo porque no hay muchas oportunidades de empleo, particularmente para los jóvenes y para las mujeres.  Debido a la violencia durante el conflicto y las experiencias de las familias en el exilio, muchos de los adultos no pudieron completar sus estudios.  En algunos casos, hay miembros de la comunidad que han encontrado trabajo como maestras en la escuela primaria, como policías, en los partidos políticos, y con sus propias empresas; sin embargo, con alguna educación, todavía es difícil encontrar empleo fijo. Muchas familias tienen que depender del trabajo fluctuante en las fincas cercanas y en los grandes proyectos de monocultivo. En un esfuerzo por abordar este problema, miembros de Nuevo Amanecer han desarrollado dos programas, dirigidos por comités: un programa de becas, y un nuevo programa de visitantes solidarios.

Una fundación con sede en Seattle, USA que se llama New Dawn Guatemala, recauda fondos para apoyar el programa de becas que es administrado y dirigido por un comité elegido democráticamente con representantes de los padres y los jóvenes de la comunidad. Las becas son dispensadas a familias de los estudiantes para continuar sus estudios después de la escuela primaria para obtener habilidades vocacionales.  La Presidenta del Comité de Mujeres Obdulia Rodríguez dijo: “ Gracias a las becas, ahora tenemos estudiantes graduados en diferentes áreas tales como: enfermería , diseño, mecánica, y futuras maestras.” Como parte del programa, los becados participan en asambleas educativas y proyectos de servicio a la comunidad mensualmente. Los líderes de los jóvenes explican que es importante que los becados no solo reciban los fondos para estudiar, sino que también aprendan sobre desarrollo comunitario y como servir la a comunidad, a sus vecinos y a familias.

Los jóvenes y becarios de Nuevo Amanecer participan en un proyecto de servicio a la comunidad de limpiar en preparación para el vigésimo aniversario. (foto por Juan Jiménez)

Estudiantes reciben fondos por el Comité de Becas de Nuevo Amanecer y representantes de la fundación New Dawn Guatemala de Seattle, USA, para que los estudiantes pueden continuar su educación después de la primaria y obtener capacitación. Las becas son manejado y dispersados por el Comité comunitaria en Nuevo Amanecer. (foto por Emily Willard)

Como un esfuerzo por atraer oportunidades económicas a la comunidad, Nuevo Amanecer está desarrollando un programa para que los visitantes conozcan la memoria histórica y los proyectos del pueblo. Originalmente llamado proyecto de “ecoturismo,” los líderes del Comité decidieron cambiar el nombre a “visitantes.” Ellos sentían que el término “turismo” connota una transacción comercial, mientras que la comunidad busca desarrollar y fomentar nuevas relaciones con los visitantes solidarios. Sentían que el nuevo nombre reflejaba con mayor precisión sus objetivos.

El recién formado Comité de Visitantes dirige una casa de huéspedes, y está organizando un programa más estructurado para voluntarios con tours y viajes a lugares cercanas con interés de la ecología. Un miembro de la comunidad está emocionado con el nuevo proyecto lo de visitantes porque el programa “brinda importantes oportunidades de trabajo para mujeres que de otra manera no tendrían acceso al empleo.” Ella explicó que la comunidad entera se beneficia del programa de visitantes, económicamente y al crear nuevas relaciones solidarias.

Balance entre el pasado y el futuro

El líder de jóvenes, Juan Jiménez, explicó sobre los retos para los jóvenes del caserío, especialmente el balance entre recordar el pasado, y crear un futuro nuevo y moderno. Él explicó que algunos de los jóvenes no tienen interés en el pasado, “cuando los extranjeros nos visitan, ellos nos motivan, porque no queremos quedarnos atrás. ¿Cómo podemos seguir adelante con las historias de nuestros padres y continuar con su lucha hacia el futuro?

Él explicó que “necesitamos conocer más sobre la historia del pasado. Si somos conscientes del sufrimiento, entonces podremos cambiar Guatemala.”  Jiménez continuó: “Estamos en una situación crítica, las malas noticias, el crimen, no hay información que nos beneficie, hay muchos problemas y delincuencia. Tenemos que mantener nuestras tradiciones, y otras personas tienen interés y se benefician de nuestras tradiciones, pero no siempre tenemos el conocimiento o los recuerdos. No podemos seguir si no conocemos del pasado y recordamos el pasado, nuestra base. Aquí está, y si queremos, podemos hacer cambios.”

Una de las maneras en que los jóvenes intentan hacer un balance entre el pasado y el futuro es crear una página de Facebook para la comunidad, “Caserio Nuevo Amanecer,” que comparte actualizaciones sobre los proyectos de la comunidad, centrándose en el trabajo de los jóvenes, y también sirve para documentar, preservar, y compartir el pasado del caserío.

“Uno de los recuerdos del retorno a Guatemala,” julio 1998, de la página de Facebook de “Caserio Nuevo Amanecer,” foto por la Familia Jiménez-López.

Por medio del programa de becas, Jiménez pudo estudiar Bachillerato en Medicina. Su sueño es continuar sus estudios en Medicina para ser médico y regresar a Nuevo Amanecer para servir a su comunidad. Mientras tanto, Jiménez sirve como líder de jóvenes, motivando a los jóvenes para aprender del pasado, y trabajando para crear un futuro para Nuevo Amanecer como miembros de la nueva generación.

Emily Willard es un estudiante de doctorado en la escuela de estudios internacionales en la Universidad de Washington, Seattle, USA, y ella es una investigadora en el Centro de Derechos Humanos en la Universidad de Washington.